Brillo y color en el hormigón impreso.

El brillo y el color  es una de las cuestiones que más pueden preocupar a quien decide realizar una obra de pavimento de hormigón impreso. 

El aspecto del hormigón impreso, su color y su brillo dependen de los materiales utilizados. El Pavigyl, utilizamos la mejor calidad para que el color que elijas y su brillo, se mantengan durante el máximo tiempo posible. 

El colorido de un hormigón reside en la llamada capa de rodadura, es decir la capa finita que se genera al introducir dentro del hormigón un mortero de alta resistencia basado en sílice. 

Cuando el cliente desea un color suave o intenso, el mortero preparado que viene en sacos deberá llevar un mayor contenido de tinte o menor si quiere un tono más claro,  en cualquier caso la capa a aplicar debe ser de unos cuatro o cinco kilos de mortero por metro cuadrado. 

Si a la hora de aplicar el hormigón, este tiene estas proporciones de cantidad,  el hormigón tendrá un colorido muy bonito, elegido por el cliente y un acabado  que es fácil de apreciar a simple vista. 

Cuando hablamos de brillo lógicamente es la resina la que será el punto importante para que este aspecto brillante luzca en su esplendor. 

No podemos olvidarnos que para conseguir un buen brillo en un hormigón impreso, es muy importante el acabado previo que haya tenido este pavimento, es decir que lleve el mortero necesario, pues el mortero lleva también un componente que ayuda al brillo .

Si el pavimento no ha sido bien realizado con los componentes necesarios, se verá afectado el brillo, este quedará más poroso absorbiendo mucha más resina, y si no se le pone la resina suficiente brillará mucho menos y se vera con un aspecto más apagado. 

Por lo tanto, la elección de los materiales es importantísima para que tanto el hormigón impreso como el hormigón pulido tengan y mantengan el aspecto que deseamos.