Hormigón Impreso. Ejecución de soleras de hormigón

El hormigón impreso es un material a base de cementos áridos seleccionados y pigmentos de alta calidad que permiten obtener, partiendo de soleras de hormigón fresco, un revestimiento superficial resistente y duradero, coloreado con distintos diseños de formas y texturas remarcables.

Este tipo de hormigón es uno de los más resistentes que hay en la actualidad. Ahora se ha puesto de moda, debido a que podemos ver este tipo de producto en una amplia gama de colores a gusto de todo tipo de públicos. No solo por su resistencia, sino por su nulo mantenimiento y su facilidad de limpieza hacen que se haya convertido en uno de los productos más demandados que existen hoy en día en el sector de la construcción.

Ejecución de juntas en las soleras

Uno de los puntos más importantes a tener en cuenta para ejecutar correctamente una solera de hormigón es la colocación de juntas, de manera que se permita el movimiento de la masa de hormigón en cualquier sentido y evitar así fisuración superficial.

Los tipos de juntas que pueden presentarse en los pavimentos de hormigón son las siguientes:

Juntas de separación: Son las que recorren el perímetro de la solera en contacto con elementos verticales como muros de cierre, permitiendo la dilatación de la solera cuando sube la temperatura. Se ejecutan colocando un elemento compresible en el perímetro (poliestireno expandido), de manera que absorba las dilataciones sin provocar tensiones en el borde de la solera.

Juntas de dilatación: Son juntas que cortan la totalidad de la sección de la solera, con continuidad incluso en el mallazo de refuerzo, el cual se corta a nivel de la junta. Se colocan estas juntas a una distancia entre ellas de entre 20-25 m, permitiendo la libre dilatación de la masa de hormigón en épocas de mayor temperatura.

[/trx_block]